La educación sexual y afectiva es fundamental con los y las adolescentes. Con el acceso a contenidos sexuales e informaciones sesgadas y de dudable procedencia, el acompañamiento de los y las profesionales en este tema se convierte en crucial en la vida de los y las jóvenes.

Por eso, desde AEIRaval se ha desarrollado un ciclo de talleres para chicos y chicas adolescentes sobre relaciones socioafectivas y sexualidad. Romper con mitos establecidos; entender nuestro cuerpo, hacernos conscientes del mismo y tratarlo con respeto; respetar a los/las dem´sa, o explicar los riesgos de algunas conductas son algunas de las temáticas que se han tratado este trimestre.

Se han creado dos grupos, uno de chicos y otro de chicas, con el objetivo de potenciar al máximo la sensación de intimidad y confianza durante las sesiones. Aunque con cierta timidez al principio, las conversaciones se han desarrollado con muy buenos resultados. Los y las adolescentes han preguntado, solucionado dudas y explicado experiencias. Los y las profesionales que los acompañaban pudieron, por tanto, reforzar ciertos conocimientos, explicar otros que no tenían claros y romper con mitos que tenían interiorizados pero se alejaban de la realidad.

Para acompañar al grupo de chicas se contó con la colaboración de las talleristas de Mandràgores, un proyecto que fomenta la educación sexual i afectiva entre adolescentes, jóvenes y mujeres desde una perspectiva feminista. La sesión se desarrolló sin la presencia de las educadoras, de nuevo, para potenciar el espacio de confianza y evitar la sensación de vergüenza que pueden tener las jóvenes al hablar de ciertos temas.

  

La participación en esta sesión se abrió a la comunidad, para que otras jóvenes del barrio pudieran asistir. Adolescentes de AEIRaval, Projecte Franja y Casal dels Infants compartieron este rato de descubrimiento y reafirmación de conceptos. Este taller es una pequeña parte de la experiencia piloto para crear una comisión comunitaria de relaciones socioafectivas para chicos y chicas del barrio del Raval, que ofrezca un espacio para que los adolescentes puedan reunirse periódicamente para tratar aquellos temas que no siempre comparten con familiares o amigas y amigos.